Aprende a leer la etiqueta de un chocolate

Aprende-a-leer-la-etiqueta-de-un-chocolate

¡Hola Chicos! Hoy voy a compartir algunas ideas que los ayudarán a desenvolverse con soltura entre las diversas presentaciones y variedades que nos ofrece la industria del chocolate. En un artículo anterior consideramos como diferenciar el chocolate real de un sucedáneo, ¿lo leyeron? Ahora plantearemos otros detalles presentes en el empaque, o la etiqueta, que revelan las características y la calidad del chocolate que estamos comprando. 

Iniciemos con uno de los aspectos que actualmente es el más destacado en los empaques de chocolate: El contenido de cacao. Este usualmente viene expresado como un porcentaje del peso total de producto; de manera que vemos presentaciones de chocolate oscuro del 56%, del 62%, del 65%, 75% y otros porcentajes de cacao; esto significa que ese porcentaje del peso total del producto viene del cacao, esto es manteca de cacao y pasta de cacao; la pasta de cacao se obtiene simplemente moliendo los nibs, y la manteca de cacao se saca de un proceso de prensado al cual es sometida esa pasta de cacao. ¿Y el resto, el 44%, 38%, 35% o 25% que faltan para llegar a 100%? ¿Qué es? Habitualmente es azúcar para chocolate oscuro y azúcar con leche en polvo para el chocolate con leche. En el caso del chocolate blanco, este no presenta licor de cacao así que el porcentaje que indique será el contenido de manteca de cacao y el resto leche en polvo y azúcar.  Además, en un pequeño porcentaje, se puede encontrar un emulsificante como la lecitina de soya, para ayudar a que la mezcla de ingredientes sea estable y un pequeño porcentaje de aromatizante como vainilla, si es natural será mejor chocolate.

Ahora, consideremos el apartado de ingredientes. Es normal que sean nombrados en orden descendente de cantidad presente en el producto; es decir, primero el más abundante, le sigue el segundo y así. De manera que, si por ejemplo tomamos como referencia un chocolate oscuro 70% cacao, en este caso hipotético quizás sea: 37% licor de cacao y 33% manteca de cacao, tendría necesariamente que mencionar los ingredientes así: Licor de cacao, manteca de cacao, azúcar, lecitina de soya y vainilla.  Pudiera ocurrir en chocolates con porcentajes menores de cacao que el orden sea azúcar, licor de cacao, manteca de cacao, lecitina de soya y vainilla. Ese es el chocolate puro y delicioso que nos fascina y que nos hace bien para la salud. Cuando veamos ingredientes distintos a los mencionados principalmente alguna mención a aceite o grasa vegetal diferente a la manteca de cacao, estamos en presencia de una golosina, no de chocolate verdadero, aunque lo diga la etiqueta, ¡Ojo! 

Hay un detalle adicional para los profesionales que compran chocolate para trabajar. Habitualmente, en el empaque de chocolate puede estar indicado el procedimiento de atemperado, esto indica que es verdadero chocolate. Si no dice por ningún lado que debe atemperarse sino simplemente derretir, utilizar y dejar secar; señores, es sucedáneo. 

Asimismo, en el empaque aparecen los datos nutricionales, en los que se presentan los porcentajes de carbohidratos, grasas, azúcares y proteínas. En particular, destacaremos que la cantidad de grasas totales indicada es el resultado de la cantidad de manteca de cacao pura agregada y de la cantidad residual de ella que está presente en el licor de cacao empleado. Además, la leche en polvo agrega grasa animal al chocolate blanco o de leche. 

Finalmente, en la etiqueta puede haber información acerca del origen del cacao, si es único de una región colocan el nombre del país de donde se obtuvo el cacao para la elaboración de ese chocolate; si es orgánico, si está libre de transgénicos, o si ha sido procesado en instalaciones libres de alérgenos como el cacahuate.

Temas como el citado en este articulo deben divulgarse, porque cada día son mas y mas los productos que salen al mercado queriendo engañar de alguna manera al consumidor disfrazando las etiquetas y ofreciendo precios bajos cuando en realidad lo que están haciendo es meter gato por liebre. Leer las etiquetas del chocolate que compramos no es nada del otro mundo, todo es cuestión de aprenderse los consejos citados en este articulo y comenzar a entrenar la mente y el ojo. Cada uno es libre de consumir lo que desee, pero siendo conscientes de que producto están comiendo en realidad.

Los invito a revisar las etiquetas de los chocolates más comerciales del país donde viven, lean bien, están seguros que de verdad es chocolate? 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

¿Te gusta este contenido?

Suscribete a mi newsletter y recibe todas mis novedades.